domingo, 29 de diciembre de 2013

Más de lo mismo pero diferente



Cerrar para abrir / una nueva abertura en la cerradura. Durar abierto lo que dure. Un instante. Un minuto. Un segundo. Abrirse al mundo. Mundear. Mutar. De luto, de piel, de letra, de sino, de sí(es) y de no(es). “No” es la contraseña de “sí”. Y sí, el lugar del nuevo comienzo. Allí donde te dejás ir. Allí donde te dejás. Ir al lugar donde ya no estás solo, sólo para decir adiós.


A Dios, la soledad del Uno y a Uno, darle todo. Darse todo. Darse a todos. Aunque todo parezca demasiado. Aunque (la) nada también lo sea. Des-cubrir los rojos y los blancos. Cubrir todos los des-pues: los des-amparos, los des-al-ojos. Los des-atinos. Los des-tinos. Los des-tiempos. Cubrir-se. Arroparse con la cáscara de una nuez. Arrojarse de una vez de la cáscara y comerse la nuez, el corazón, la mies, la miel. Disfrutar de los propios frutos. Y también del de los extra-años.


Amar hasta a los propios amos. Tus propi-etarios. Las partes que se volvieron más amos con los años. Dar al que amo lo que amo. Y al que ama, darle más aún. Por Osado. Por lo que os-ha- dado. Y al amo, la tristeza de su propia esclavitud. La de no poder nacer, permanecer sin nada en las manos. La no-libertad del amo. El no-amo-r del esclavo. Los clavos con los que clavo lo ya-dado. Y los dados que no dejo caer. Caer en caída/ libre horizontal hacia ambos lados. Mirar al de al lado. Sonreirle también. La sonrisa verdadera / ese bien preciado. El sin-precio del verdadero bien. La verdad del corazón. La co-razón. Lo genuino. La genialidad del no-juicio. Ese brillo.


Brillar sin hacerse el muy brillante. El brillo-antes del muy. Ser el brillo. Hacer brillar. Allí donde la sombra invita. Acudir a la cita. Integrar. Ser grano de trigo, molino, molinero, el hambre y el pan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario